martes, 3 de enero de 2012

UN REGALITO MUY DULCE

 1. Necesitamos papel verde, mini-pompones de colores y unas gotitas de cola blanca líquida. En los siguientes pasos necesitaremos un palo de pincho, unas pegatinas de estrella y los ingredientes dulces... 

 2. Poner diez gotitas (gorditas) de cola a los lados del papel e ir pegando los mini-pompones con mucho cuidado. Hacer lo mismo por la parte de atrás. Cuando esté seco, hacer pliegues de más ancho a más estrecho, hacer un agujero con un punzón y pasar un palo de pincho de manera que la punta quede abajo (en la parte más ancha del árbol). Este paso lo hice yo porque era muy difícil para los niños. Finalmente, le ponemos dos estrellas, una por cada lado, intentando hacerlas coincidir el máximo posible. 

 3. Para terminar, necesitamos una magdalena, chocolate líquido (puede ser sirope, nocilla o cualquier otro tipo que os guste; o incluso puede ser de fresa u otro sabor!) y fideos de colores (o confeti, bolitas, etc.). Sólo hay que poner un chorrito generoso de chocolate sobre la magdalena, espolvorear con los fideos y clavar nuestro árbol en su base.

4. Listo! En tres pasos tenemos nuestro regalo de Navidad listo para comer! Y el árbol luego se puede poner en un trozo de plastilina y ponerlo en un sitio bien visible de casa. Doy fe de que la mayoría no llegó a casa con la magdalena: fue una merienda deliciosa!

5 comentarios:

Miren dijo...

Me ha encantado, otro año lo hago seguro. Gracias por la idea

Silvina dijo...

Pero qué idea tan guay! espero que no se me olvide para poder hacerla, pero estoy pensando en el árbolito, transformarlo en una flor de primavera,ejejje...así no tenemos que esperar la otra Navidad.ejjejej...
Gracias!
Beset
Silvina

Tàlia dijo...

Q buena idea! y q fácil!!!

Lídia dijo...

Muy guapo, dulce, sencillo y vistoso! Gracias!

Ana dijo...

¡Qué idea más original! La madalena tenía una pinta riquísima no me extraña que algunas no llegaran a casa. Opino igual que Miren, a lo mejor para el año te copio la idea. Un beso y Felices Reyes.